miércoles, 22 de julio de 2009

Expectante

Una noche cercana. Unos ojos que destellan sonrisas, carcajadas. El aire denso.El pasto mojado. Los pies descalzos que acarician las hierbas recortadas del jardín. La luna escondida tras una nube.
Ella ve.El camina solitario y silente. Deambula con las manos en los bolsillos del abrigo. El frío intenso ha cortado sus labios.Los muerde, deseando que los de ella los cubran de saliva y besos.
Ella se recuesta en un ombú.Agazapada lo observa. Se detiene varias veces para no ir a su encuentro. Para no abordar a aquel desconocido que le quita el sueño. Aquel hombre enigmático y silencioso.
Él en el mismo ritual de cada noche, la espera.

Unos besos desde el helado y lluvioso Montevideo. A ud se lo extraña más que siempre. El garage para su vehículo siempre tiene una plaza disponible. Me avisa y nos fugamos un rato. Otros besos para todo aquel que los desee. La noche amerita caricias y gemidos.

Miss Anne

2 comentarios:

Mauricio P. Milano dijo...

Hola, acabo de llegar a tu blog, he leído esta entrada y algunas de las anteriores y quería dejar un saludo. Me encanta como describís Montevideo. Soy otro enamorado de nuestra capital. Saludos!!

Lapsus Lingua dijo...

Me alegro te haya gustado. Montevideo es un lugar exquisito.

Saludos

Ana