martes, 13 de enero de 2009

Jaume Perich

Hace unos meses un amigo me prestó un libro de este autor.Estaba allí en su biblioteca y me sorprendió al verlo pues estaba en catalán. Lo leí en el ómnibus,en la mitad del tiempo que toma el recorrido de su casa a la mía.Y lo volví a leer como cuatro veces.Luego, casi de inmediato busqué en la red sobre él y me fasciné más. He encontrado algunas cosas pero la mayoría están en español.

¡Ojalá les guste tanto como a mí y descubran un nuevo placer leyendo a este dibujante!.

Montevideo amaneció nublado y es un alivio por el calor de estos días.Al menos hoy no se escuchan las chicharras a la mañana y sólo se escucha algún auto que pasa a lo lejos y los canturreos de los pájaros en los árboles.

Besos de esos.

Ana








Jaume Perich Escala "el Perich" nació en 1941 en Barcelona.

En 1964 ingresó como redactor de la desaparecida editorial Bruguera.

Tradujo además por primera vez en España series francesas luego tan célebres como ASTERIX ,TENIENTE BLUEBERRY, ACHILES TALON,...

En 1966 publicó su primer dibujo de actualidad en la prensa, labor que realizó diariamente hasta 1995 en diarioscomo "La Soli", "El Correo Catalán", "La Vanguardia" y "El Periódico de Cataluña".

En 1971 apareció "AUTOPISTA", recopilación de aforismos, frases cortas y juegos de palabras más o menos políticas aparecidas en periódicos y se conviertió en el libro más vendido del año en España.

Posteriormente publicó otros 20 libros de características semejantes, destacando entre ellos los de la serie "NOTICIAS DEL 5º CANAL".

Fue miembro fundador de la celebre revista "HERMANO LOBO" posteriormente creó y codirigió junto con Vázquez Montalbán la revista política "POR FAVOR",tambien pudieron verse sus trabajos en la revista "MUCHAS GRACIAS".

Participó en numerosas exposiciones colectivas de humor en Francia, Italia, Portugal Bélgica, Alemania y la mayoría de paises Latinoamericanos.

Jaume Perich murió en Mataró el 1 de febrero de 1995.

En su memoria se creó el Premio Internacional de Humor "Gat Perich" que se otorga cada año en la localidad ampurdanesa de Llançá (Girona) y al que asisten la inmensa mayoría de sus colegas y amigos de profesión.

El dibujante francés de Le Monde, Jean Plantu, fue el primer ganador del mismo. Andrés Rábago, El Roto, ganó la II edición de este año.


Diez años después de su muerte, Jaume Perich recibe por fin el reconocimiento que merece en un libro antológico que repasa su biografía y recoge sus mejores obras en un contexto que permite entender la evolución y el contenido mordaz de su trabajo.

El Perich. Humor sin concesiones es el resultado de un año de buceo en archivos y hemerotecas realizado por Josep Maria Cadena, periodista, experto en humo gráfico y buen conocedor de la historia de la prensa del país.

El diseño del volumen, de Miquel Aparici, permite el seguimiento cronológico de la obra del humorista y recorre las muchas redacciones en las que Perich dejó sus trabajos, convertidos en aguda crítica contra los excesos y defectos de la sociedad en la que le tocó vivir.

Humor sin concesiones ha sido editado por El Jueves, revista en la que Perich colaboró desde marzo de 1980 hasta su muerte.

El libro hace las veces de catálogo de la exposición que se inaugura mañana en el Palau de la Virreina, organizada por el Institut de Cultura, y que estará abierta hasta el 8 de enero del 2006.

De haber seguido los deseos de su padre, Jaume Perich (Barcelona, 1941 - Mataró, 1995) habría sido ingeniero, pero se quedó en un peritaje industrial que ni siquiera acabó. Le tiraban más el dibujo y los monigotes de trazos simples que, a partir de los 17 años, paseó guardados en carpetas por editoriales y redacciones a la búsqueda de un comprador.

El primer chiste se lo publicó, en 1960, PepeCola, publicación de humor para adultos; se trata de un dibujo inmaduro que hoy es difícil vincular a la firma de Perich. Por ese trabajo debía cobrar 30 pesetas, pero aquel chiste fue la primera contribución del ilustrador a las causas perdidas: la revista cerró antes de que pudiera pasar por caja. Casi 35 años después, el 2 de febrero de 1995, se publicó el último dibujo del humorista, fallecido el día anterior a causa de una isquemia intestinal masiva.


CRÍTICA SOCIAL
Humor sin concesiones recoge, de manera sistemática, la trayectoria profesional de Perich entre esas dos fechas.

La parte biográfica abre el libro con fotos del niño Jaume con sus padres, del soldado que hizo la mili en Ceuta, de la boda con Anna Berini y del nacimiento de su única hija, Raquel.

El texto incorpora toques de actualidad en forma de anuncios de la prensa de la época y portadas de revistas que, seguro, el aspirante a humorista leyó.

Los trabajos del dibujante se han agrupado junto al medio en el que se publicaron --diarios, revistas y unos 40 libros-- y, al final, están las ilustraciones "para los amigos", según clasificación de Cadena: las que realizó para diversas campañas de solidaridad o, incluso, para publicidad, faceta en la que el ilustrador no se prodigó. En total, el libro muestra unos 3.000 dibujos.

Los chistes de Perich aparecieron en casi toda la prensa de su tiempo: Solidaridad Nacional, entre 1966 y 1967, Correo Catalán, La Vanguardia, Tele/eXpres, Diario de Barcelona, Mundo Diario y EL PERIÓDICO.

Pasó por la editorial Bruguera y colaboró en varias revistas de humor y de actualidad, algunas de las cuales ayudó a fundar: Oriflama, Fotogramas, Gaceta, Barrabás, Hermano Lobo, Por favor, Interviu y El jueves.

Cadena considera que, a lo largo de los años, la evolución profesional de Perich es más perceptible en los textos que acompañan a los dibujos que en las ilustraciones mismas.

Aquellas breves frases capearon la censura y la falta de libertad durante la dictadura y, ya en la democracia, se convirtieron en desinhibida crítica contra todo lo que se le puso por delante. "Perich tocó todos los temas que interesaban a la sociedad --añade el autor--: sexo, religión, conflictos laborales, e hizo la crítica social más dura con un mínimo de palabras". Cadena añade que los ilustradores actuales están en deuda con Perich: "Abrió caminos para los que quisieron seguirle en su búsqueda de libertad, aunque no todos han sabido usarla".
La memoria de Perich y sus fetiches están protegidos del olvido: el gato Mao, habitual en sus dibujos a partir de 1977, ha dado nombre al concurso internacional de humor El Gat Perich; Gavà, Premià de Dalt y Barcelona tienen espacios públicos en su recuerdo, y el Arxiu Històric de Barcelona guarda 60.000 dibujos originales, donados por la viuda y la hija, en diciembre de 1998.

Diez años después de su muerte, Humor sin concesiones y la exposición que se abre mañana cierran el círculo.

Fuente: El Periódico
Extraído de : http://www.jrmora.com/perich.htm

2 comentarios:

AzulmArinO dijo...

Hey señora, antes que me vaya, se merece que le deje un beso. Aunque confieso que las letras un poco chicas y blancas en fondo negro han conspirado para que no lea más que unas pocas líneas de lo que escribe. Pero en sus fotos veo alguien adorable, espero no equivocarme. muak

Lapsus Lingua dijo...

Azul: Efectivamente las letras son un tanto pequeñas.El artículo () que es lo más interesante de la entrada puedes leerlo en el link que abajo pongo.Es enteramente de allí.

Un besote hasta Salto para vos.

PS: Yo si soy adorabilisima.:)